D. ¿Tiene agua? – SIMULACIÓN DE EVALUADORES

Al llegar a este punto, definitivamente experimentas una sensación de satisfacción y felicidad con el arduo trabajo y el esfuerzo que has invertido junto con tus socios y miembros del equipo. Sin embargo, existe un alto riesgo de que hayas aprendido tanto de los detalles de tu proyecto, que dejes de ser objetivo y honesto sobre su efectividad. A veces se te ocurre olvidar que cuando estás con el agua al cuello, ¡la misión era drenar el pantano! ¿Existe alguna forma de evitar decepcionarse con la opinión del evaluador a largo plazo? Bueno… ¡la hay!

Ahora es el momento de dar un paso atrás en tu pasión por el éxito y tratar de ponerte en el lugar de tu futuro evaluador, la persona que evaluará tu propuesta de proyecto y decidirá su destino. Hay una amplia gama de formas de pasar por este proceso, una de las cuales es contratar a un consultor profesional, pero… ¿realmente tienes los recursos para ello? Tus socios y tú ya son un grupo fuerte, con el mismo objetivo: ¡la aceptación de propuestas! Lo que ahora deben hacer es revisar su propuesta nuevamente e intentar evaluarla a través de los ojos del evaluador.

¡La mejor herramienta a utilizar es el método de puntuación ya establecido por el donante! Intenta aplicarlo a los capítulos de tu propuesta, mira cuáles son tus puntos débiles o fuertes y haz las mejoras necesarias. Si no existe tal guía de puntuación, intenta evaluar tu propuesta explorando los tres factores más importantes de tu proyecto: PROCESO, IMPACTO y RESULTADO.

Antes de perderte en el espacio, intenta aplicar los cinco criterios de evaluación que indicarán el nivel de éxito de su propuesta:

  1. Relevancia – ¿Qué tan relevante es tu propuesta para los objetivos del donante?
  2. Eficiencia – ¿Cuán bien respondes a las prioridades del donante?
  3. Eficacia – ¿Qué posibilidades hay de que produzcas los resultados deseados?
  4. Impacto – ¿En qué medida vas a influir en los grupos implicados?
  5. Sustentabilidad – ¿Cuánto tiempo esperas que duren los resultados y cómo los vas a conservar?

Por supuesto, estos se consideran los titulares de tu proceso; llamémoslo el punto de partida, y se refiere principalmente al contenido que has compartido en tu aplicación. Definitivamente hay una serie de otras preguntas que completan el rompecabezas:

  1. ¿Respondes adecuadamente a las solicitudes del formulario de aplicación?
  2. ¿Eres claro y preciso en tus respuestas?
  3. ¿Ofreces todos los detalles necesarios para explicar tus planes?
  4. ¿Cumples con los requisitos, prioridades y objetivos de tu donante?

…Y la lista continúa.

Para realizar la tarea correctamente, intenta seguir este sencillo proceso:

  • PASO 1: Divide tu equipo en grupos mixtos (preferiblemente miembros de diferentes organizaciones asociadas).
  • PASO 2: Divide el formulario de solicitud en secciones, de acuerdo con el contenido (ej. descripción, metas y objetivos, actividades, presupuesto, resultados, seguimiento, entre otros…).
  • PASO 3: Asigne cada sección a un grupo (preferiblemente a un grupo que no haya estado involucrado masivamente en el desarrollo de esta sección).
  • PASO 4: Solicita a los grupos que evalúen sus secciones de acuerdo con los criterios que hayas establecido y compartan comentarios para mejorar (sería útil si deciden el método de puntuación de antemano como grupo, en caso de que el donante no lo proporcione).
  • PASO 5: Reúnanse de nuevo como equipo, revisen las puntuaciones y los comentarios y realicen las mejoras necesarias en su aplicación.

Este proceso puede ser bastante exigente y desafiante y definitivamente necesita mucha fuerza y ​​objetividad.

Integrando la autoevaluación en el desarrollo y la gestiónde un proyecto requiere ciertas actitudes y habilidades, esencialmente
· Compromiso con el cambio y el desarrollo
· Voluntad de ser abierto y autocrítico
· Determinación a lograr resultados prácticos
· Comprensión del valor del trabajo en equipo
· Competencia en la autoevaluación.
Fuente: European Commission – Guide to Project Self-Evaluation for Project Promoters

Así que… ¡sé fuerte y hazlo!

22%