C. ¡Júzgame!

La evaluación es un nombre complicado para un objetivo simple: cómo evitar que vuelvas a cometer el mismo error. Mediante la evaluación del proyecto facilitarás tu trabajo y el trabajo de otras personas en el futuro y ayudarás a tu organización a desarrollar nuevas estrategias y métodos.

La evaluación debe incluir a diferentes personas y deberá considerar seriamente sus opiniones. En detalle:

  1. Participantes El último día del intercambio juvenil debe contener una parte dedicada a la evaluación de todo el evento. Brinda a todos la oportunidad de expresar sus impresiones frente al grupo, pero también prepara siempre formularios de evaluación en línea o impresos que brinden anonimato. Pregunta al grupo sobre las condiciones de trabajo y alojamiento, averigua si eres un buen organizador, vuelve a comprobar si están satisfechos con el contenido de la formación y el método de enseñanza, pídeles que te hagan sugerencias que puedas utilizar para mejorar en tus futuros proyectos. Recuerda también hablar regularmente con los participantes sobre sus impresiones con respecto a los métodos de trabajo aplicados, si están satisfechos con el contenido o si tal vez tienen algunas sugerencias de mejora, dedica unos quince minutos de tiempo al final de cada día a la evaluación, con todos, o en grupos más pequeños.

¿No tienes idea de cómo debería verse un formulario de evaluación? Consulta la plantilla utilizada en Erasmus + para el proyecto “Intercambio de jóvenes y movilidad de los trabajadores jóvenes”:https://www.jotform.com/form-templates/erasmus-evaluation-questionnaire-youth-exchange-and-mobility-of-youth-workers Sin embargo, este es solo un punto de partida para tu formulario de evaluación y todo lo demás ¡depende de ti!

  1. Miembros del equipo – Hablar con tu equipo sobre la implementación del proyecto puede ayudar a ver algunas prácticas que deberás cambiar en tu trabajo. Deberías consultar con tu organización si tus compañeros están satisfechos con tu forma de dirigir el proyecto.
  2. Terceros – Trata de obtener opiniones de algunos actores que no han participado directamente en el proyecto, pero están familiarizados con su implementación porque una mirada “desde afuera” tiende a ser mucho más objetiva.
  3. Observa a los demás – Compara tus resultados con los resultados de proyectos similares. ¿Hay algunos elementos que puedan compararse con tus acciones? ¿Por qué otros proyectos tuvieron más o menos éxito que el tuyo?
  4. Compara tus resultados y metas – Compara los valores de los indicadores de tus objetivos para las tareas y actividades con los que has obtenido y piensa en lo que podrías o deberías hacer de manera diferente. Por ejemplo, si recibiste menos solicitudes para el intercambio de jóvenes de lo previsto y no tuviste tiempo de extender el plazo de solicitud, ¿es posible que hayas utilizado los canales de comunicación incorrectos para llegar al grupo objetivo? ¿O tal vez la invitación no fue lo suficientemente completa o confusa?

CAJA SECRETA

¡Mantente positivo! Mucha gente piensa en el proceso de evaluación como una lista de todos los errores y omisiones. Sin embargo, la sinceridad también implica señalar cosas buenas y éxitos. Trata de no concentrarse en los elementos que no tienen ningún impacto, en vez de eso, analiza los elementos que puedes cambiar y que importan.

86%