E. ¡Buen comienzo, la mitad está hecha!

“Todo comienza con una idea“. – Earl Nightingale

“Las ideas dan forma al curso de la historia”. – John Maynard Keynes

“No importa lo que la gente le diga, son las palabras y las ideas las que pueden cambiar el mundo”. – Robin Williams

¡Y podemos seguir citando durante años!

Así que… ¡ideas! Ideas para alterar algo en tu entorno, generar un cambio positivo, marcar la diferencia, cumplir la visión de tu organización. Normalmente reflejan alguna condición o fenómeno negativo en referencia a la actividad principal de tu organización, ¡y pueden ser increíblemente grandes! Desde la violencia entre pares a la contaminación ambiental y desde los derechos humanos comprometidos de un determinado grupo minoritario a la libertad general de expresión. ¡Ya me dirás! Después de todo, depende de ti decidir cómo convertir su idea en acción.

¡CAJA SECRETA!

¿Coincide con tu idea un intercambio de jóvenes? ¿Podría realmente contribuir al cambio que quieres traer o hay otras soluciones más prácticas?

Dar forma a tu idea final no es tarea fácil. Puede ser un proceso bastante desafiante y exigente que requiere no solo mapas mentales y lluvias de ideas, sino también profundizar en los objetivos, la visión y la misión de tu organización. No hace falta decir que dos cabezas piensan mejor que una; Es mucho más efectivo tener más de un participante en una actividad, ya que a mayor número de personas que piensen y trabajen juntas, mejores soluciones y mejores resultados. Por lo tanto… incluid a tantas personas como sea posible en este proceso: miembros del equipo, socios, partes interesadas, patrocinadores, ¡incluso los propios usuarios finales!

¡CAJA SECRETA!

¡Aprovecha el pensamiento colectivo! ¡Elimina la soledad y da la bienvenida a la experiencia, las habilidades y las perspectivas de tu equipo!

Para empezar, solo necesitas lidiar con dos palabras un tanto complicadas: ¿POR QUÉ?

Fuente: www.sevenquotes.com

Deberás definir el problema que deseas abordar mientras organizas un intercambio de jóvenes. Este es el primer paso, pero también el más difícil, a través del cual no solo desarrollarás una línea de razonamiento que podrás utilizar para explicar a tus socios (y también a posibles donantes) la importancia de tu proyecto como respuesta a necesidades sociales específicas, sino que también sentarás las bases para la creación de una propuesta de proyecto completa más adelante.

¡ESTO ES LO QUE SOMOS!:

Digamos que el problema a mitigar o solucionar al que quieres contribuir a través de este intercambio juvenil es que:

“… las organizaciones juveniles de los Balcanes Occidentales (y a menudo de otros países europeos) no tienen la capacidad suficiente para abordar de manera eficaz los problemas de discriminación, intolerancia y procesos de reconciliación …”

Para explicar la metodología de manera más completa, para los propósitos de este análisis de problema, usaremos como analogía, un árbol. Cada árbol tiene raíces que le proporcionan de alimento y le permiten crecer y desarrollar un tronco y, finalmente, está la copa del árbol, que es lo primero que notamos cuando miramos un árbol desde la distancia.

De esa misma forma, todo problema principal tiene sus raíces que lo alimentan, es decir, sus causas, y también una copa del árbol, es decir, es consecuencias: eventos, fenómenos y estados que indican la existencia del problema, que claramente se representa como el tronco del árbol.

Ahora, si cortamos la copa del árbol, al rato crecerán nuevas ramas y el árbol seguirá vivo, así como el problema si solamente nos ocupamos de sus consecuencias: no será visible durante algún tiempo, pero volverá a aparecer. Por lo tanto, es necesario analizar las causas que llevaron al problema (tronco) con mucho cuidado porque solo actuando sobre las causas (raíces) se puede lograr un cambio positivo duradero.

¡ES HORA DE UN VÍDEO!

Fuente: TolaData “Identifying the focal issue with ‘Problem Tree Analysis’ technique”
Fuente: Portal365 “CAnalyzing the Problem Using Problems Tree”

Soñar es bueno y nunca ha herido a nadie. Sin embargo, después de crear el árbol de problemas, es hora de echar un vistazo a las capacidades y de ser realista cuando evalúes cuales son las causas en las que puedes hacer una diferencia y en cuáles no. Esto solo puede suceder respondiendo a la pregunta: ¿de qué manera la idea de tu proyecto, en nuestro caso organizar un intercambio de jóvenes, encaja en el panorama general? Esto es muy importante ya que sienta las bases para la elaboración de un plan de acción. Esta debería ser una actividad colectiva, así que… ¡llama a tu equipo y comenzad a intercambiar ideas!

¡ESTO ES LO QUE SOMOS!

Después de completar nuestro análisis del árbol de problemas, podríamos dibujar de manera indicativa la siguiente imagen:

PROBLEMA – TRONCO: desconfianza a largo plazo, odio y otras conductas negativas entre naciones que han sufrido un conflicto o en conflicto enquistado.

CAUSAS – RAÍCES: conflictos pasados, recuerdos violentos, experiencias traumáticas del pasado, ventajas y conveniencias políticas, guerra, causas económicas subyacentes, manipulación política, desconocimiento intercultural.

CONSECUENCIAS – COPA DEL ÁRBOL: discriminación, prejuicio, parcialidad, oportunidades perdidas, injusticia, propaganda, desigualdad política, social y económica, odio, desconfianza, relaciones negativas, intolerancia.

Ahora… es el momento de bajar a la tierra y averiguar cuál de estas causas podría enfrentar nuestra organización con mayor o menor éxito, y hasta qué punto. Siendo realistas… la verdad es que… cambiar las políticas oficiales es bastante difícil y toma mucho tiempo. Por lo tanto, probablemente deberíamos “cortar” esa rama por completo y descartarla durante el resto del proceso. Pero podemos utilizar el mismo pocedimiento con otras ramas similares y ceñirnos a aquellas que nos parezcan más relevantes para nuestro trabajo y capacidades.

53%